Segunda jornada del Curso Magistral “Una visión europea sobre la oleada de cambios en el mundo árabe: entre la estabilidad y la democracia” organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y celebrado en la sede de la Fundación Araguaney.

 

Durante la jornada del martes 13, Jesús Núñez Villaverde ha centrado las explicaciones del curso en lo que rodea a los conflictos de Irak, Afganistán y al árabe-israelí.

 

Las exposiciones han dado pie a pequeños debates entre los participantes, lo cual ha permitido un intercambio de opiniones y conocimientos que han hecho el curso más atractivo.

 

El Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) y especialista en temas de seguridad y construcción de la paz, ha comenzado su lección magistral del martes hablando sobre “el conflicto con más capacidad contaminante y el más violento de estos momentos”, el árabe-israelí. Comentó que se trata de un conflicto en el que hay tres partes implicadas: por un lado se encuentran los propios palestinos e israelíes enfrentados por una tierra; por otro los 22 países árabes enfrentados con Israel; y por último los países musulmanes, de los que Irán es líder.

 

Villaverde insistió en que no existe otro conflicto en el planeta en el que estén implicadas tantas potencias. “La ONU, Rusia, la Unión Europea y EEUU son los cuatro actores protagonistas en la procura de la resolución del conflicto. Un conflicto del que no hay vistas de que se solucione”. Dijo que a pesar de que se hable de un proceso de paz, no hay hechos que lo demuestren. Ni siquiera existe un proceso de negociación o de diálogo. Por ello habló de un “panorama pesimista”.

 

Jesús Núñez habló también de la situación de Egipto, Siria y Turquía. De Egipto dice que es un país clave en el conflicto árabe-israelí y el primero que reconoce a Israel en los Acuerdos de Camp David del 78-79. Comentó que en estos momentos lo que le interesa a Egipto “no es la democracia, sino la estabilidad”. Con respecto a Siria explicó que es el líder del frente de rechazo a la resistencia de Israel, pero que es un “frente tranquilo, porque no tiene capacidad para ir más allá del discurso con Israel”. Dijo que se trata de un régimen de partido único pero con una fractura étnica, en la que se distinguen curdos y árabes; así como de una fractura religiosa, donde el 70% son suníes, el 11% alauíes y el resto shiies.

 

En la jornada del miércoles 14 Jesús Núñez dará las conclusiones y perspectivas desde una óptica occidental, centrándose en EEUU y la UE como actores principales.